Jornada de reflexión sobre ética periodística

10 06 2006

Momento en el que Daniel García-Peña mostraba el video de las disculpas públicas de Yamid Amat a Carlos Gaviria.

Durante la ‘Jornada de Reflexión sobre Ética y Ejercicio Profesional’ -que hace parte de la Cátedra Kapuscinski, organizada por el Círculo de Periodistas de Bogotá (CPB) y la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Central– los asistentes pudimos ver a periodistas de raza desnudando sus inquietudes, sus temores y soportando sus acciones en algunas de las cuatro experiencias que sirvieron como casos de estudio. Norbey Quevedo sustentó cómo El Espectador desarrolló la historia de Rafael García, Jorge Noguera y todo el escándalo del DAS, y Jineth Bedoya, de El Tiempo, contó cómo comenzó la historia falsa del Ejército y la supuesta desmovilización de 70 milicianos de un bloque de las Farc. Así mismo, el profesor Javier Correa, de la U. Central, presentó el caso del libro Últimas noticias de guerra, de Jorge Enrique Botero, al que vinieron las réplicas de Iván Rojas -hermano de Clara Rojas, candidata vicepresidencial que fue secuestrada por las Farc y que según Botero, habría tenido un hijo en cautiverio como producto de una relación con un guerrillero- en las que expuso su posición de familiar que sintó vulnerada la intimidad de su hermana. Botero se excusó, pero envió una carta en que presentaba su posición. Por último se expuso el caso de la sección 1, 2 y 3, que presenta Claudia Hoyos en el noticiero CM&, y en el que se dijo falsamente que el ex candidato presidencial Carlos Gaviria Díaz cobraba la pensión más alta que pagaba el Seguro Social: 23 millones de pesos.

Bien, vamos por partes. Para no hacer de éste un post muy largo, hoy solo comentaré brevemente los casos y mañana de las conclusiones del maestro Restrepo.

Caso 1: Supuesta entrega de bloque de las Farc. La periodista recibió en la noche una llamada de una fuente en el Ejército que le dijo que se preparara porque al día siguiente sadría en un avión con el Comandante del Ejército “para una noticia realmente grande”. No quiso adelantarle nada más. Ella indagó con otras fuentes y al día siguiente fue y publicó un día después la noticia de la supuesta desmovilización de 70 milicianos de un bloque de las Farc, más un avión. Luego fueron apareciendo las incosistencias de una verdad que estaba sostenida por un castillo de naipes (el avión estaba incautado desde hacía dos años, todos los milicianos tenían uniformes nuevos de fabricación estadounidense, el líder guerrillero había sido detenido un par de años atrás…) Conclusión: la periodista dudó, pero aún así se dejó impresionar por la jerarquía de la fuente. No voy a juzgar a Bedoya; probablemente me habría podido pasar a mí y es siempre es muy fácil juzgar en frío cuando las decisiones se toman ‘en caliente’.

Caso 2: El escándalo del DAS. Fue una noticia que cubrieron todos los medios. La revista Semana tituló de una forma editorializante que a mí no me gustó, aunque pudiera estar de acuerdo con la filosofía: “¿Cuándo renunciará?” Estoy de acuerdo con que Jorge Noguera, el ex director del DAS, tenía que renunciar inmediatamente al Consulado en Milán para facilitar las investigaciones, pero yo no habría impuesto mi posición personal en la titulación de un medio informativo. Norbey Quevedo, editor de la Unidad Investigativa de El Espectador, llegó armado con la historia de las relaciones entre los medios y el DAS desde 1966 hasta nuestros días para argumentar que éstas siempre han sido tensionantes, oscuras y con resultados imprevisibles. Quevedo explicó cómo lo publicado siempre fue contrastado, producto de reuniones con 15 fuentes involucradas en la historia y con muchas dudas, como método. Buen trabajo hizo el ex diario de los Cano.

Caso 3: El libro de Botero y el supuesto hijo de Clara Rojas. Lo que impactó de esta exposición es que probablemente, el veterano periodista Jorge Enrique Botero, conocido por ser uno de los comunicadores que más ha logrado penetrar en las entrañas físicas de la guerrilla, habría orquestado todo el alboroto para beneficiar el lanzamiento de su obra. El libro Últimas noticias de guerra fue, en todo caso, el segundo más vendido en la pasada Feria Internacional del Libro de Bogotá. Es muy tendencioso afirmar eso. Iván Rojas, el hermano de la secuestrada, luchó hasta el final por demostrar que el libro era solo ficción por supuestas contradicciones. Solo el tiempo y los protagonistas nos dirán qué fue lo que realmente ocurrió. Aquí, un comentario de las Farc y aquí, el de un blogger.

Caso 4: Pensión millonaria de Carlos Gaviria. Daniel García-Peña, gerente de la Campaña de Gaviria, contó cómo quedaron estupefactos cuando vieron la sección de CM& y allí se afirmaba que Gaviria recibía 23 millones de pesos por su pensión del Seguro Social. Alguien de la campaña del candidato-presidente Álvaro Uribe le habría pasado el dato a Yamid Amat, el experimentado periodista y director del noticiero, y éste no nunca confrontó con el afectado ni con el Seguro Social. Para comenzar, Gaviria no estaba pensionado por el Seguro, sino por la Caja Nacional de Previsión Social; segundo, no era por 23 millones, sino por 9’729.720 pesos; y tercero, no la recibía porque era incompatible con su salario como Senador. El medio emitió luego unas “rectificaciones” en las que nunca admitió haberse equivocado, sino ser víctima de los intereses de las fuentes.

Preguntas al aire: ¿Qué está pasando en las salas de redacción de los medios para que sigan ocurriendo esos ‘gazapos’ éticos? ¿Por qué no confrontamos las informaciones de las fuentes? ¿A qué atribuye el éxito editorial del libro de Botero? ¿Qué otros incidentes recuerda usted donde la ética periodística haya sido vulnerada o pasada por alto?


Acciones

Information

4 responses

11 06 2006
Juan Mauricio

Más allá de saber que está pasando con la ética del periodista. Me parece fundamental acudir a la academía para ver que se sabe y que se enseña con relación al tema. En mi caso, por ejemplo, estudiante de comunicación social en Bogotá, cuando ví ética, lo que más se hacía era pasar por alto las fuentes, y ver la clase con un “espadachín”, y como al fin de cuentas lo que más importa es pasar (al estudiante), o a la universidad brindar el curso (cumplir con un pensum). La esencia, y lo verdaderamente importante, que es la enseñanza, y más de un tema tan importante como la ética periodística, queda a un lado.

Así que el esfuerzo por ser periodistas, y más personas, éticos, pasa tanto por el profesional, el estudiante, y la academía.

11 06 2006
Víctor Solano

Hola Juan Mauricio: En eso tienes razón. La Academia tiene que ser mucho más exigente con el tema. Mis estudiantes me deben tener como el “cansón de la ética” porque permanentemente les pido que me digan de dónde sacan su respuestas, sus argumentos; y cuando los recrimino por alguna falta ética les explico que es mejor que se revienten ahora cuando están pagando por ir a la U, a que dejen de pagarles cuando estén en la vida laboral. Esta es una lucha diaria de todos nosotros. La ética no se le impone a nadie porque es una opción de vida, pero se tiene que estimular entre aquellos que no tienen desarrollada su dimensión ética. Saludos y gracias por la visita.

12 06 2006
Julián Ortega Martínez

Pues aunque no es cuestión de títulos ni de diplomas, sí causa escozor ver tanta niña bonita, modelito o actriz, de presentadora y, al final, de “periodista” (lo mismo se puede decir de muchos tipos, así no sean caribonitos).

Y otra cosa, que se ha notado en este gobierno: el exceso de confianza en el SNE. Ahora sí trabajan menos…

Un saludo.

13 06 2006
Víctor Solano

Hola Julián: Indudablemente el fenomenos de las modelitos ha afectado bastante la imagen del comunicador. Tenemos de todo y en nuestras facultades también tenemos reinitas, y algunas de ellas son también inteligentes. No obstante necesitamos medios y organizaciones inteligentes que reconozcan el talento por encima del casting. Saludos y gracias por la visita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: