Reflexiones sobre el respeto en las ofertas laborales

7 07 2006

Me alegra mucho que se hayan pronunciado las distintas voces que por aquí pasaron luego del post de ayer con mensajes de lo más diversos porque dejan puntos para reflexionar:1. Sobreoferta. En mayo de 2005, en este mismo blog, señalaba que América Latina completó 1.026 escuelas o facultades de comunicación, una cifra escandalosa si se tiene en cuenta el reducido número de plazas laborales. Según un informe de Felafacs, la Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social, Brasil y México suman más del 65% de todas las facultades, pero Colombia también ha ‘prostituido’ la enseñanza y registra 55 escuelas o facultades en este campo del saber.

2. “Cartoncitos”. Es cierto, hay varias “universidades” dedicadas a dar cartoncitos porque la educación y el trago son los mejores negocios en Colombia, pero tampoco se puede satanizar que la gente haga doctorados.

3. Dignidad. Obviamente no se soluciona este problema enviándole cartas a este señor, pero se deja un precedente. A estas alturas, por ejemplo, ya no necesita más cartas, ya debió entender y por lo menos ese señor, va a pensarlo dos veces cuando haga una oferta para cualquier profesional. Con esta reflexión que han encabezado los lectores, no yo, más de uno de nosotros tendrá en su conciencia que aceptar una oferta así, no solo lo perjudica en su fuero interno sino que lastima la posibilidad de otros colegas.

3. Motivación. Casos como estos han ocurrido y deben estar dándose en este preciso instante en todas las profesiones y en toda Latinoamérica, pero si nadie nunca dice nada, mañana nos tirarán un pan duro por debajo de la puerta cuando un periodista esté redactando un periódico; un odontólogo esté haciendo una profilaxis o un ingeniero civil, esté calculando el impacto del viento en un puente. Y tendremos que estar agradecidos porque nos dan ese pan debido a que habrá mucha oferta laboral y habremos sido bendecidos por estar haciendo esos trabajos en algún buque oxidado en aguas internacionales… Por supuesto hoy exagero, pero quién me garantiza que eso no llegaría nunca a dejar de ser ficción. Se necesitan motivaciones que superen la supervivencia. De alguna manera tenemos que desaprender eso de que “Trabajamos por comida” y más bien: “Trabajamos, comemos, soñamos, reímos… Vivimos”.

4. Universal y multidisciplinario. A través de las respuestas de ustedes, hemos visto que el problema no solo es de los comunicadores, sino que lo han vivido en carne propia, médicos, diseñadores, historiadores, abogados… Y también que no solo pasa en Colombia. Hoy una ex alumna que está en Italia me comentaba que allá pagan también muy mal. Aún así y cuando el nivel de vida es más caro allá, un practicante se gana 700 euros mensuales.

5. Incertidumbre. Hoy este empleador, chivo expiatorio en una extensa tradición subvaloradora, no ha contestado las gentiles comunicaciones que le he enviado preguntando si la vacante se ocupó o si retiró la oferta en atención las cartas que ha recibido. No quería generarle al señor una avalancha de cartas, pero se dio de forma espontánea y tampoco me arrepiento de eso. Insisto: Se dejó un precedente y, quizás, evangelizamos a uno.


Acciones

Information

3 responses

7 07 2006
Carolina -sin enie-

Hola Vic!!

Creo que lo que sucedió ayer con tu post, más que evangelizar a un pobre mortal, sirvió para hacernos una reflexión personal sobre lo que esta pasando con nuestras profesiones y con nosotros mismos.
Está visto que esto no va a cambiar de la noche a la mañana, sin embargo creo que a más de uno nos quedo una “espinita que se nos ha clavado en el corazón”.

7 07 2006
Víctor Solano

Hola Carolina -sin enie-: Ojalá así haya sido. Cien golondrinas no hacen verano, pero hay que sumar golondrinas ya. Un abrazo y gracias por tu visita.

8 07 2006
Libardo Buitrago

Víctor:

Que gusto desaber noticias tuyas, recuerdo con exactitud tu trabajo en los diarios de Bogotá, en tanto, yo fui SubDirector de la Adpostal -1982-1983, así que espero tener un diáogo fluio, mil gracias porque nos podemos en contacto y por mail, te preguntaré por amigos en común como Arturo Jaimes, entre otros.

Saludos desde este invierno chileno.

Libardo Buitrago

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: