Relatos breves para una Cartagena extensa (I): El 20 de julio más negro de Colombia

20 07 2006

Nota del autor: Para terminar esta semana, he pensado alimentar este blogcito con una serie de relatos breves sobre una Cartagena que he encontrado más inmensa que nunca. No son crónicas, no domino ese género, son solo pulsiones en un ambiente acalorado ¿De acuerdo? Así que si esto lo lee un estudiante de periodismo lo conmino a que desaprenda después de esto.

Es el 20 de julio más negro que ha presenciado el autor de estas líneas. Soy un hombre de mediana edad y nunca había visto una celebración del Día de la Independencia de Colombia, tan negro. El sol pleno, casi cenital, se posaba sobre la Cartagena de las murallas como diciéndole a todos que este día solo estaba disponible para entrar al Corralito.Sin embargo este día fue negro, felizmente negro, porque la gran gracia de Cartagena de Indias es que realmente ha sido una Cartagena de negros. Aunque apellidos como Román, Emiliani y otros han dominado el firmamento social de la ciudad, Cartagena es mayoritariamente una ciudad negra, como lo son sus murallas de piedra curtidas por el sol y la sal. Este 20 de julio desfilaron 47 colegios con sus bandas de guerra y sus bandas de paz; con niños que parecería debieran estar tomando tetero, y no izando un bombardino; con negritas adorables estrenando sus trenzas de ébano y sus dientes de comerciales de dentífrico.

Un 20 de julio en Cartagena es sencillamente espectacular porque la vida corre a otro ritmo y aquí no importa tanto qué diablos están haciendo esos cachacos en la posesión del Congreso. Qué delicia y qué envidia. Lamento haberme perdido los otros 32 porque es un festival para el ojo con tantísimos colores, con sonrisas infinitas. A las 6:13 de la tarde, una nube que parecía la amenaza de un diluvio bíblico se tendió sobre la bóveda azul con un su manto negro y todos corrieron despavoridos a cubrirse como si cayeran meteoritos. Solo unos pocos cachacos, a los que miraban como locos, quedamos a la intemperie, agradeciendo las primeras gotas en la piel sudorosa. Por eso, este 20 de julio comenzó felizmente negro para todos nosotros y frustrantemente negro para los cartageneros que vieron como sus hijos, embutidos en uniformes de tafetán, paño y lino blanco, quedaban expuestos a la voluntad de Dios y de San Pedro.


Acciones

Information

3 responses

21 07 2006
Mauricio Duque Arrubla

Me alegra que digas que son relatos (en plural). La serie comenzó muy bien, al menos para mi gusto.

21 07 2006
Víctor Solano

Hola Mauricio: Mil gracias por tu apoyo. Hoy mando el segundo, aunque sé que se salen de la ‘corriente alterna’ de este blog y son más una ‘electrocutada’ jeje. Saludos, Vs

10 01 2008
christian escobar

esto es una tonteria

amo a camila y no quiero que rompa con migo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: